Internet: definición, historia, funciones y todo lo que querías saber

Internet: definición, historia, funciones y todo lo que querías saber
Internet: definición, historia, funciones y todo lo que querías saber
Internet: definición, historia, funciones y todo lo que querías saber
Imagen nota

Internet. La sola palabra es el sustento de los grandes logros tecnológicos alcanzados por el hombre. Este invento sin duda transformó el modo en que consumimos información y nos comunicamos.

En este post conocerás todo lo que debes saber sobre Internet, desde su creación como una tecnología con fines militares hasta su comercialización para uso doméstico. ¿Sabías que actualmente es usado por más de 5 mil millones de personas en todo el mundo? Úsalo tú también con los planes de solo Internet y fibra óptica que Movistar Perú tiene para ti.

¡Disfruta la
mejor velocidad!

fondo banner

¡Mejora tu plan con

fondo banner

¿Qué es Internet? Definición básica

Internet es una red gigante de millones de computadoras conectadas por todo el mundo con el fin de intercambiar información. Por eso se le llama también “la red de redes”. La palabra “internet” está conformada por las raíces en inglés “inter” y “net” que asociadas remiten al alcance internacional de la red.

Una de las características definitivas que permite diferenciar Internet de otras redes de comunicación es su familia de protocolos de Internet, conocida comúnmente como protocolos TCP/IP. Estos protocolos (que en realidad no son dos, sino más de cien), de manera muy básica, permiten el intercambio de determinados tipos de información entre computadoras. Por ejemplo, el protocolo TCP permite el traslado y control de la información, mientras que el protocolo IP ayuda a dirigirla (enrutarla) y recibirla en más de un sentido/dirección.

Historia del Internet: ¿Cuándo comenzó y cuál fue su evolución?

Ahora revisaremos la historia de Internet, lo que te servirá para entender los avances tecnológicos que fueron necesarios para su creación.

titulo banner

y disfruta de Internet Movistar

fondo banner

Primeros pasos: Conmutación de paquetes

Los primeros desarrollos que llevaron a la creación de Internet se dieron en los últimos años sesenta. Entre estos desarrollos que sentarían las bases para el futuro Internet hubo uno que destacó, el de conmutación de paquetes de información digital.

Esta conmutación consiste básicamente en agrupar datos transmitidos a través de una red digital en paquetes. Estos paquetes, tal como funcionan en la actualidad, usan un encabezado que permite al hardware de la red llevarlos desde su origen hasta su destino y una vez allí, extraer la información que contienen.

Este avance hizo posible conectar por primera vez computadoras en un área amplia, ya que permitió enlazar información de diferentes orígenes de forma eficiente.

ARPANET, la cuna del Internet

A finales de esa década, el Departamento de Defensa de los EEUU impulsó el desarrollo de ARPANET, comúnmente entendida como la red origen de Internet. El fin de ARPANET era encontrar formas de intercambiar información de modo confiable entre instalaciones remotas.

El proyecto estableció su primer enlace en 1969, y contó con la colaboración de diversas instituciones educativas: inicialmente, la red de ARPANET constó de cuatro computadoras ubicadas en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), la Universidad de California, el Instituto de Investigación de Stanford y el departamento gráfico de la Universidad de Utah.

ARPANET se mostró por primera vez de forma pública en 1972, y poco a poco se expandió y estandarizó sus protocolos y procedimientos. En 1983, quince años después de iniciado el proyecto, ARPANET llegó a conectar 500 computadoras.

Uno de los aportes de ARPANET que permaneció hasta la llegada del internet masivo fue el File Transfer Protocol (FTP), que comenzó a usarse en 1971 y sigue usándose actualmente.

ARPANET goza también de otra interesante distinción: en 1972 fue a través de ella que se envió el primer correo electrónico transmitido por una red (a decir verdad, las dos computadoras estaban conectadas la una junto a la otra, y el mensaje fue una simple franja de diez caracteres, pero el avance es genuino).

Fue en el contexto del crecimiento de ARPANET que se usó por primera vez la palabra “internet”. Esta internet, a un nivel puramente teórico, sirvió para señalar el objetivo final de ARPANET, que por ese entonces era todo un sueño: desarrollar una red digital internacional de transmisión de datos, efectiva, segura y confiable.

Protocolos TCP/IP, claves de la expansión

En los ochenta se dio otro importante paso para el desarrollo de Internet: la estandarización de la familia de protocolos de comunicación TCP/IP.

Imagen nota

Antes de la creación de este protocolo, existían varias redes que nutrían a la red principal ARPANET, pero estas redes usaban protocolos de comunicación diferentes. En la propuesta del TCP/IP, las diferencias entre las redes quedaban ocultas a través de otro protocolo de comunicaciones, y además, el “host” (a grandes rasgos, el equipo o computador) pasaba a ser el responsable de la fiabilidad de la comunicación, a diferencia del modelo anterior en que la red misma era la responsable.

Estos dos avances convirtieron la comunicación de redes diferentes en una posibilidad viable. ARPANET completó la mudanza al protocolo TCP/IP en 1983, las redes militares de EEUU adoptaron el protocolo, y (no menos importante), comerciantes civiles de informática no relacionados con el sistema militar o educativo mostraron interés en adoptarlo.

Con la estandarización del TCP/IP, quedó preparado el terreno para la expansión internacional de la red. Diversas redes científicas, educativas, militares y comerciales comenzaron a expandirse e interconectarse a ambos lados del Atlántico.

La World Wide Web y el HTTP

En la transición entre las décadas de 1980 y 1990 se dieron dos pasos cruciales para el establecimiento del Internet: la creación del servicio de Internet que superaría a todos los demás, la World Wide Web (WWW), y el protocolo de archivos de hipertexto (HTTP).

La World Wide Web tuvo su origen en el Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en inglés) con sede en Ginebra, Suiza. “La Web”, como se conoció posteriormente, se basó en la unión del concepto de hipertexto con la realidad cada vez más grande de Internet. ¿Y qué es un hipertexto? En su forma más simple, es un texto que enlaza a otro texto. En la estructura de la World Wide Web, este hipertexto adquiere eventualmente la forma de “links” de un texto a otro, en la superestructura de enlaces que a la postre unirían toda la Web.

¿Qué diferenciaba a la World Wide Web de otros sistemas basados en hipertexto? En primer lugar, la WWW solo requería enlaces unidireccionales; en otros sistemas, era necesario que el propietario del recurso tomará acción activa (valga la redundancia) al momento en que se quería enlazar a él. En cambio, con la WWW se podía enlazar a otros recursos sin necesidad de que el propietario del recurso hiciera algo. Esto hace posible algo tan cotidiano actualmente cómo poner un enlace para ir de una página web a otra.

Además, a diferencia de otros sistemas, la WWW era no-propietaria, es decir, que se podía trabajar en ella, desarrollar servidores, enlazar clientes y agregar extensiones de forma independiente.

El protocolo que se desarrolló para la transferencia de archivos a través de estos enlaces fue el HTTP. Este protocolo hizo que el funcionamiento de la web se basará en un gran conjunto de servidores a los que, a su vez, un cliente podía acceder iniciando peticiones, para recibir como respuesta varios tipos de datos diferentes entre sí que no necesariamente están todos en la misma ubicación. El conjunto de datos sería reunido y organizado en lo que actualmente se conoce como un navegador web.

Por su gran variedad de aplicaciones, el protocolo HTTP hizo posible la creación de nuevas “páginas web” que comenzaron a aparecer en Internet a inicios de la década de los 90.

La Web 1.0: internet telefónico, páginas web y correos

Las primeras conexiones a Internet para todo público usaron la infraestructura telefónica ya existente, por lo que resultaban lentas y poco prácticas; uno de sus principales problemas era que el teléfono y el Internet no podían usarse al mismo tiempo. Esta época es recordada aún con nostalgia por muchos: fue un tiempo en que los celulares no tenían soporte para Internet, las laptops eran herramientas de lujo con mínima conectividad, y la única forma de acceder a Internet era a través de computadoras personales con muy poca funcionalidad.

Todo el proceso (y su resultado) vino a ser conocido como la Web 1.0. A pesar del tremendo salto que significó su llegada, los avances tecnológicos no la acompañaron en un primer momento: La Web 1.0 se caracterizaba por mostrar páginas web estáticas, con estructuras rígidas, muchos GIFs, largos tiempos de carga, y una capacidad de intercambiar información no textual muy limitada. De hecho, la herramienta más usada de comunicación en esa época fue el correo electrónico, que, aunque más veloz, aún estaba lejos de ser instantáneo. Todo esto causaba que Internet, para el público en general, estuviera dedicada principalmente al consumo de contenido.

Esto cambió con la llegada de las conexiones ADSL (Línea de Abonado Digital Asimétrica por sus siglas en inglés), que también usaba la red telefónica, pero ofrecía una velocidad teórica máxima de 24 Mbps (toda una revolución para la época) y, lo mejor de todo, permitía usar Internet y el teléfono fijo al mismo tiempo. Así fue como, poco a poco, Internet comenzó a ser usada no sólo para correos electrónicos y consultas de datos, sino para todo tipo de transferencias de información.

El atractivo de Internet para los usuarios siguió creciendo, y el número de conexiones a Internet a nivel mundial se mantuvo en constante ascenso. Muchos negocios vivieron una verdadera fiebre de inversión en activos de Internet, lo que eventualmente llevó al estallido de la llamada “burbuja puntocom”, cuando varios de esos negocios quebraron y desaparecieron. Sin embargo, ni aún esto pudo detener el crecimiento de Internet y la WWW, que superaron los mil millones de conexiones a inicios de la década del 2000.

La Web 2.0: ahora el protagonista eres tú

Todo esto permitió el desarrollo de más tecnología para expandir las funcionalidades de la Web, como lenguajes de programación más avanzados (uno de los casos más relevantes es el de JavaScript). Muchas de las marcas/empresas/utilidades más relevantes del Internet actual, como Amazon, Google, Facebook, YouTube y Twitter, surgieron en la primera década del 2000 para aprovechar las tendencias de los usuarios. La Web comenzó a virar hacia una experiencia de Internet más social, no destinada a un solo usuario final, sino a interconectar varios usuarios con los mismos intereses. A esto (no hay que olvidarlo) se unió el aumento en el nivel de seguridad de la web, que permitió realizar transacciones financieras de forma cada vez más segura a los usuarios, y así, fortalecer sus propias aficiones.

Imagen nota

Así fue como, poco a poco, Internet comenzó a ser usada para todo tipo de transferencias de información. Los usuarios pronto prefirieron no sólo consumir información, sino crearla. Así se creó lo que se conoce como la Web 2.0, un Internet en el que los usuarios producen su propio contenido de manera masiva. La aparición de páginas web con una experiencia de usuario mucho más rica, blogs, podcasts, redes sociales personalizadas, páginas web que permitían crear perfiles personalizados, repositorios de información (como Wikipedia) y un largo etcétera, contribuyeron a crear una “arquitectura de participación” que disparó el desarrollo de Internet a niveles inimaginables.

Todo esto causó que el objetivo del desarrollo tecnológico ya no fuera “Internet al servicio del computador” sino al revés; el enfoque del desarrollo de dispositivos (computadoras personales, redes, discos duros, memoria RAM, pantallas, cámaras) fue dar a los usuarios la mejor experiencia web posible. Y así fue como llegó la revolución móvil: los celulares comenzaron a ser cada vez más potentes, a fin de dar a los usuarios una experiencia de Internet social y totalmente personalizada al mismo tiempo. Celulares con la capacidad de compartir Internet, celulares con buena cámara, celulares gamer… La lista es extensa.

A la postre, incluso las conexiones ADSL resultaron insuficientes para las necesidades de los usuarios, y así llegó el Internet de alta velocidad; el arribo de las conexiones HFC (híbrido de fibra coaxial) permitió por primera vez romper la barrera de los 24 Mbps para el público en general. Esto hizo posible la aceleración de la velocidad de Internet para celulares y dispositivos móviles, que pasaron de 2G a 5G en pocos años, y además se vieron grandemente beneficiados con la expansión de las conexiones Wifi. Posteriormente, la fibra óptica dejó atrás incluso esos límites, y ahora puede encontrarse a velocidades de hasta 1 GB. Con ello, el Internet dejó de ser cosa de computadoras y celulares, para pasar a usarse en televisores, autos, electrodomésticos, instalaciones del hogar, juguetes y un largo etcétera.

Con la comercialización del acceso a Internet, la evolución de las nuevas tecnologías de la información, y sobre todo, con la colaboración de sus propios usuarios, Internet pronto se convirtió en la red de comunicaciones indispensable para nuestra vida moderna.

El futuro: Internet ¿espacial? y la Web 3.0

El desarrollo de Internet no se detuvo con las conexiones de alta velocidad y la Web 2.0. La tercera década del siglo XXI llegó con una nueva explosión de contenido en la Web 2.0 (causada en buena medida por la emergencia mundial de salud de 2020). Sin embargo, hay otros avances.

La búsqueda de una mayor cobertura a nivel mundial es una de las características del Internet actual. Es por ello que futuristas como el famoso Elon Musk buscan ya maneras de aumentar la cobertura, nada menos que desde el espacio. Mientras que la transmisión de señal de Internet depende todavía en buena forma de las redes terrestres, el proyecto Starlink busca distribuir la señal desde miles de satélites orbitando a baja altura sobre la Tierra.

Aunque por el momento Starlink se enfoca en proveer de un Internet “de emergencia” a zonas de difícil acceso, el uso de la tecnología satelital permite anticipar un Internet de alta velocidad “espacial” sin las limitaciones que la geografía terrestre presenta.

En cuanto a la Web, los expertos anticipan la aparición del siguiente paso en su evolución, una Web 3.0. El concepto de Web 3.0 es equivalente al de una “Web Semántica”, es decir, una web que satisface los requerimientos de los usuarios de forma aún más personalizada e intuitiva. Para lograrlo, la información que se traslada por Internet debería estar conectada a un nivel aún más estructurado y organizado.

A fin de conseguirlo, los programas informáticos que gestionan la información deberían tener una capacidad de acceder a ella, comprenderla y compartirla similar a la de un ser humano. En su versión más avanzada, estos programas podrían tener la capacidad de “razonar” en torno a la información. Es por ello que el concepto de Web 3.0 depende mucho de la Inteligencia Artificial, que alcanzó nuevas fases de desarrollo en los últimos años, y de tecnologías de reciente popularización como el blockchain.

¿Quién creó el Internet?

Como podemos ver, el desarrollo de Internet no fue obra de un solo proyecto o una sola persona, por lo que no se puede señalar a un solo individuo como quien creó el Internet. Sin embargo, hay varios nombres no muy conocidos que aportaron con su conocimiento e inventiva a la teoría, nacimiento y desarrollo de lo que se eventualmente se convertiría en Internet.

Imagen nota

Por ejemplo, Leonard Kleinrock fue el primero que mencionó el tema de conmutación de mensajes digitales, mientras que Paul Baran y Donald Davies desarrollaron el concepto de paquetes, que como mencionamos sería una tecnología fundamental para el Internet del futuro.

También están Lawrence Roberts, que lideró el proyecto ARPANET, y Ray Tomlinson, que tuvo parte activa en él e incluso fue el artífice del primer correo electrónico enviado por esa red. Podemos mencionar además a Robert Kahn y Vint Cerf, que colaboraron para desarrollar el protocolo TCP/IP.

Al final, pero no menos importante, también se encuentra el famoso Tim Berners-Lee, que definió las bases para el protocolo HTTP, la World Wide Web y además creó el primer navegador de Internet.

¿Cómo funciona el Internet?

El internet, en su forma más básica, funciona igual que las demás formas de comunicación usadas por el hombre: tiene un emisor, un receptor y un mensaje. Repasemos cómo funciona el internet con algunos de los conceptos básicos que hemos ido mencionando al hablar de su historia:

· Un cliente, a través de un navegador web , hace una petición para que se le envíe algún tipo de información (el caso más simple: ver una página web).

· La petición se efectúa a través de Internet y la World Wide Web, por lo cual, para ser enviada, recibida y aceptada, sigue las reglas del protocolo TCP/IP. Si se hace a través del internet tradicional, también sigue las reglas del protocolo HTTP.

· La petición es recibida por un servidor, que procede a enviar los datos solicitados en la forma de una respuesta. Estos paquetes de datos incluyen cualquier información que viaja a través de internet en la actualidad: un Tik Tok, un tutorial de YouTube, un audio de WhatsApp, una película que ves en Disney+, Netflix o Amazon Prime, un videojuego al que te conectas desde Steam o Epic Games… En la mayoría de los casos de la actualidad, las respuestas que se envían para una sola página web puede proceder de una multitud de servidores, ya que los componentes que ofrece una sola página suelen tener orígenes muy distintos.

· El navegador web recibe la respuesta (siempre bajo las reglas TCP/IP y HTTP) y procede a organizarlo según el lenguaje de programación HTML.

· ¡Y listo! Ahora tienes la página web que buscabas delante de ti.

¿Pero de qué se compone Internet? La red mundial de internet está compuesta por varias redes locales, redes privadas y redes públicas. Las redes locales se limitan a distancias cortas (el ejemplo clásico son los equipos interconectados en una cabina de juegos en red). Las redes privadas tienen direcciones IP propias a las que no puede accederse desde Internet salvo que se tenga permisos muy específicos. Las redes públicas son aquellas a las que puede acceder cualquier dispositivo que tenga un navegador web, y componen la Internet en su forma principal.

Físicamente, se puede decir que Internet no solo está compuesta por clientes y servidores, sino centrales, servidores intermedios, dispositivos Wifi, módems, cables de HFC o de fibra óptica, satélites… Como dice un dicho, “la red es vasta e infinita”.

Todo este conjunto logra que cualquier información enviada por Internet desde prácticamente cualquier parte del mundo pueda llegar a cualquier otra parte en cuestión de segundos o milisegundos.

¿Para qué sirve el Internet?

En la actualidad puedes usar Internet prácticamente para lo que tú quieras. Cabe señalar que muchos de los usos que mencionamos a continuación, dado el avance de la tecnología, pueden mezclarse y superponerse entre sí:

Comunicación

Desde su origen, Internet fue concebida como una herramienta de comunicación, y se puede decir que ha cumplido ese papel con creces. La revolución que representó Internet para las comunicaciones solo se puede comparar a otras grandes invenciones como la radio, el teléfono y la televisión.

Imagen nota

La gran ventaja de Internet en comparación con esos medios es su carácter instantáneo: un mensaje puede llegar al otro lado del mundo literalmente en cuestión de segundos. Además, aunque al inicio fue distinto, en la actualidad la comunicación por Internet no tiene costo adicional; únicamente se paga el costo del plan de Internet sin límite de tiempo.

Entre las herramientas de comunicación por Internet más usadas están:

· Correo electrónico: También conocida como e-mail (o simplemente mail), esta fue una de las primeras herramientas de Internet que se desarrolló, y durante mucho tiempo fue el medio de comunicación estándar por la World Wide Web. Un remitente, con la ayuda de un proveedor de correo, envía un mensaje de extensión variable a una dirección de correo electrónico. El mensaje puede contener uno o varios archivos adjuntos de cualquier tipo. En la actualidad el correo electrónico tiene un uso más extendido en ambientes laborales y otros que requieren una comunicación más formal. Los proveedores de correo más usados son Gmail, Apple Mail y Microsoft Outlook.
· SMS: Abreviatura de “servicio de mensajes cortos” por sus siglas en inglés, este servicio permite el envío de mensajes cortos entre teléfonos móviles. Durante mucho tiempo el SMS fue el medio preferido para intercambiar mensajes cortos de forma rápida, pero lo básico de la tecnología y la aparición de los chats instantáneos hizo que cayera en relativo desuso en el siglo XXI. Actualmente la función de SMS está presente en todos los teléfonos móviles, no tiene costo alguno (sólo el costo común del plan telefónico), y es usado principalmente por empresas y entidades públicas, muchas veces con fines comerciales.
· Redes sociales: Las aplicaciones de redes sociales llevaron el concepto de socialización online a un nuevo nivel en los primeros años del siglo XXI. Estas redes ofrecieron a los usuarios de Internet la posibilidad de conectarse con otros usuarios con sus mismos intereses, opiniones y gustos, mantener contacto con ellos, e intercambiar material relacionado con sus aficiones. Las redes sociales revolucionaron la red (nuevamente) y se han convertido en una herramienta indispensable de comunicación para el mundo público; en la actualidad es rara la persona que no maneje una o varias. Después de sus inicios con redes como MySpace o Hi5, las redes sociales más populares de la actualidad son Facebook, YouTube, Instagram, TikTok y LinkedIn. Como muestra de su importancia, estas redes sociales han venido a integrar otros servicios, como video, mensajería instantánea, y mucho más. Algunos estimados señalan que el número de usuarios mensuales de redes sociales rondará los 4.41 mil millones de personas (alrededor de la mitad de la humanidad) en 2025.
· Mensajería instantánea: La aparición y popularización de los servicios de mensajería instantánea (también conocidos como “chats”) vino casi de la mano con la de las redes sociales, y supuso otra revolución en la comunicación por Internet, principalmente en la segunda década del siglo XXI. En su versión más simple, el emisor del mensaje usa un programa de mensajería instantánea para enviar mensajes de extensión breve a un receptor, que a su vez puede devolver el mensaje en tiempo real. En los últimos años los servicios de mensajería instantánea alcanzaron un gran nivel de desarrollo y personalización, lo que aumentó su popularidad y los llevó a convertirse en herramientas de uso cotidiano. Desde los primeros tiempos de las salas de chat, el IRC y el ICQ, pasando por nostálgicos precedentes como el MSN Messenger, en la actualidad el líder indiscutiblede servicios de mensajería es WhatsApp, seguido por Facebook Messenger y la aplicación china WeChat.
· Videoconferencia/Reuniones virtuales: Las reuniones virtuales son una de las últimas revoluciones en comunicación por Internet, y se puede decir que caracterizan la actual tercera década del siglo XXI. La llegada de nuevas tecnologías para la transmisión de señal de Internet a alta velocidad (como la conexión HFC y la fibra óptica) hizo posible la transmisión de contenido audiovisual de alta calidad en vivo a través de la tecnología de streaming. Esto no solo permitió la llegada de series y películas en gran variedad y a menor costo, sino también videoconferencias entre usuarios en tiempo real. Cabe mencionar que la expansión y popularización de las reuniones virtuales como herramientas de comunicación tuvo un (inevitable) impulso durante la emergencia de salud mundial del 2020. Los servicios de reuniones virtuales más usados en la actualidad son Skype, Zoom, Google Meet y Microsoft Teams, entre otros.

Información

Internet supuso una revolución en la forma en que el ser humano investiga, consulta y genera información.

Imagen nota

· Buscadores: Un buscador de Internet es una página web especial manejada por un software específico, que permite ingresar términos de búsqueda y devuelve resultados que se ajusten a dicho término. El buscador maneja un índice (“index”) en el cual enlista todas las páginas web a las que tiene acceso y que se relacionan con las palabras clave (“keywords”) que los usuarios consultan. Aunque al inicio los buscadores simplemente enlistaban las páginas a las que podían acceder, en la actualidad emplean complejos algoritmos matemáticos para dar a los usuarios los resultados más precisos de acuerdo con sus búsquedas. Desde inicios muy básicos con programas como Archie o Gopher, pasando por Yahoo! (el primer buscador popular de la historia), en la actualidad el indiscutible buscador más usado del mundo es Google, con alrededor de 84-95% de la cuota de mercado de buscadores y que recibe más de 3500 millones de consultas al día.

· Wikipedia: Muchos consideran a Wikipedia, simplemente, como el repositorio de conocimiento humano más grande de la historia. Aunque tal afirmación es discutible, Wikipedia es en la actualidad, como mínimo, la enciclopedia más grande que jamás haya existido. Wikipedia es un portal que indexa millones de artículos de tipo enciclopédico/informativo sobre todas las facetas del conocimiento humano. Originalmente un proyecto privado, actualmente Wikipedia es un conglomerado de portales y proyectos en varios idiomas, administrados por la Fundación Wikimedia sin fines de lucro. Aunque ha sido criticada por su política de edición abierta (cualquier persona con un usuario registrado puede editarla) y por su relativa imprecisión, Wikipedia sigue siendo una fuente de consulta fundamental para los usuarios de Internet de todo el mundo. Como dato interesante, la palabra “wiki” viene del vocablo hawaiano “wikiwiki”, que significa “rápido”.

Entretenimiento

El mundo del entretenimiento pasó por un proceso de digitalización en el cambio del siglo XX al XXI. Esto quiere decir que las formas de entretenimiento cambiaron para volverse casi totalmente digitales, un proceso que en gran parte se debió a la popularización de Internet, y que por cierto todavía no termina. Internet no sólo cambió el entretenimiento como lo conocíamos, sino que creó nuevas formas de ocio que actualmente viven y prosperan a lo largo de toda la red.

· Juegos en línea: Una de las formas de ocio nacidas exclusivamente de la evolución de Internet fueron los juegos online. En un principio restringidos a consolas caseras offline y equipos con conexión local como máximo, la aparición de conexiones a Internet cada vez más veloces hizo posible jugar videojuegos en línea con la misma calidad que los juegos offline. Actualmente todas las consolas caseras y todas las computadoras personales tienen la capacidad de conectarse a Internet para jugar partidas online. El desarrollo de la tecnología y el crecimiento exponencial de la cultura “gamer” hizo posible la aparición de torneos de juegos en línea; desde sus inicios en Asia, con el super mega hit Starcraft, hasta la actualidad, con competencias de juegos como Dota 2, League of Legends, World of Warcraft, CS:GO y Fortnite, los jugadores más hábiles compiten de forma individual o en equipos y ganan fabulosos premios en efectivo.
· Video online: Atrás quedaron los tiempos de los Betamax, los VHS, los DVD e incluso los Blu-ray. La llegada de conexiones rápidas de Internet permitió al público en general disfrutar de videos en línea con la misma calidad que los mejores soportes físicos. La plataforma más grande de video online actualmente es YouTube. Este gigante del video online se ha convertido en un referente de la cultura moderna, una fuente indispensable de material audiovisual, y una de las redes sociales más utilizadas de todo el mundo. Además, por Internet puedes disfrutar de series y películas en alta definición gracias a plataformas de streaming como Disney+ , Netflix, Amazon Prime Video y muchas más. Incluso puedes disfrutar de tu programación preferida vía streaming con Movistar TV App.
· Música online: La evolución de Internet permitió, ya desde sus primeros años de masificación, la creación e intercambio de música online. El desarrollo de métodos de compresión de audio fáciles de distribuir (como el mp3) contribuyó a la aparición de servicios de intercambio de música online que entraron muchas veces en conflicto con los artistas y sellos discográficos. La llegada del famoso Napster y de decenas de programas P2P que permitían descargar música gratis hizo que los artistas y las disqueras mudaran su actividad casi completamente al soporte online. Así, los lanzamientos en formato físico se convirtieron en cosa del pasado, y los artistas se apoyaron no solo en reproducciones, sino en redes sociales dedicadas a música como Vevo. Actualmente, la forma legal más popular de escuchar música por Internet es a través de programas como Spotify, que dan a sus usuarios música, podcasts y todo tipo de formatos de audio en volumen casi ilimitado por un módico precio.

Sácale todo el potencial a tu Internet

La mejor manera de sacarle todo el potencial a tu Internet la encontrarás en Movistar. En nuestra web encontrarás planes Internet a tu medida, y también potentes planes de internet ultra rápido de fibra óptica . Entra ahora a nuestra web y descubre cómo disfrutar de la mejor conectividad por el mejor precio.

Artículos relacionados

¿Cómo cambiar la contraseña de mi red wifi?

La contraseña de tu red wifi que viene por defecto siempre es larga y tediosa, es complicado aprenderla. En el siguiente artículo del blog...

¿Qué es la red hfc?

HFC. ¿Te has preguntado por qué nuestros planes indican “velocidad de internet HFC”? ¿Alguna vez escuchaste mencionar estas siglas?...

¿Por qué mi internet está lento?

Seguro te has hecho la misma pregunta un millón de veces: “¿por qué mi Internet está lento?” A veces, después de pequeños períodos...

Diferencia entre el 4G y el 4g LTE

Hoy en día se ha vuelto vital para las personas estar siempre conectados, y es aún más importante contar con una velocidad óptima...